Header Ads

Melendi convertido en un alumno más


Después de más de un mes en el que Melendi ha estado presentándonos su nuevo disco por fascículos, por fin tenemos a la venta, y esta vez al completo "Un alumno más", su séptimo trabajo de estudio. Hace unos días te avanzábamos en el blog algunas de las canciones incluidas en este esperado disco, pero es ahora, después de haberlo escuchado por completo, cuando en Fancy Twice estamos en disposición de valorar el último trabajo del cantante asturiano.

Antes de nada tengo que decir que Melendi es uno de los artistas que están presentes en mi reproductor de música desde hace bastante tiempo. Sin embargo, debo reconocer que no me gustan todas las versiones del cantante. Me explico. A lo largo de su carrera el artista asturiano se ha movido por numerosos estilos musicales y ha pasado por numerosas etapas: desde el rumbero hasta el "baladista" pasando por el rockero. Pues bien, el Melendi que me gusta es ese que escuchamos en canciones como "Un violinista en tu tejado" o "Como una vela", incluidas en su disco "Curiosa la cara de tu padre", o el que podemos ver en "Volvamos a empezar". Esa es, para mi gusto, la mejor versión de Melendi, el estilo que durante tanto tiempo le ha definido. Y en este disco nos encontramos con algunas canciones donde sí podemos encontrar (aunque sea de lejos) al artista siendo fiel a su estilo, como ocurre con el single, "Tocado y hundido".

Tú de Elvis yo de Marilyn

 El gordo y el narco


Sin embargo, si observamos  su útlimo disco desde un punto de vista global, nos encontramos con un Melendi que ha dejado atrás la potencia que aportaban a sus anteriores discos las guitarras electricas y las letras canallas para acercarse un poco más al clima baladista que aporta el sonido del piano acompañado de unas letras algo más "pastelosas". Este útlimo trabajo se trata de una transición desde el "rock" hacia el pop, de un sonido "propio" a un sonido un poco más comercial. Y es un cambio tan evidente que el propio Melendi trata de explicarlo en el tema "Cenizas en la eternidad", dedicado a sus seguidores, los guerreros.

"Aunque sé que no os gusta esto que voy a contaros, yo ya no puedo hacer rumba porque mi vida ha cambiado, y si me tocan las palmas me da miedo mi pasado"
Observamos a un Melendi mucho más "blandito" en sus letras y muy alejado de lo que siempre le ha caracterizado. Y quizás sea algo lógico visto el proceso de madurez que ha experimentado el cantante en sus últimos años (es evidente que ni Melendi es el mismo, ni tampoco sus circunstancias), pero se trata, para mi gusto, de un estilo que no termina de pegar con el artista asturiano por el simple hecho de que no tiene voz para defenderlo. El fuerte de Melendi siempre han sido sus letras políticamente incorrectas donde habla de todo sin pelos en la lengua, y en ese estilo de música la calidad vocal era lo de menos. A nadie le importaban sus "carencias vocales"  porque él era otra cosa. Sin embargo, en el último disco Melendi no explota la que siempre ha sido su mayor virtud, y el resultado es un disco bastante pobre.

Lo más Fancy del disco: "Tocado y hundido", "La religión de los idiotas", "El gordo y el narco" y los últimos segundos de la canción "Posdata", donde Melendi nos sorprende recitando y nos demuestra que tiene mucho talento como escritor.

Posdata
Él te coserá mentiras. Yo improvisaré verdades.
El brilla solo en tus ojos. Los mios, aunque ahora rojos, claros como manantiales.
Él se acostará en la huída. Yo lo haré siempre a tu lado.
Él despistará tus dudas con terciopelo espinado.
Y cuando llegue el final de su verano ansioso, febril y bisiesto de madre,
yo seré el septiembre imprudente que todo lo barre,
el que abrace el último rayo de agosto que ya no respira.
Seré tu luna nueva.Y quiero serlo. Lo seré de todas formas,
pero aun nos queda verano, donde la luna y las noches, todavía son muy cortas"

1 comentario:

  1. para mi tb es mejor el disco de lágrimas desordenadas y de curiosa la cara de tu padre.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.