Header Ads

Canciones con doble sentido



A todo el mundo nos ha pasado alguna vez. O bien porque se trata de auténticos clásicos de la música en español, o bien por ser esas "canciones gusano" con estribillo pegadizo que se te mete en la cabeza sin remedio, o bien porque se trata de un temazo de tu artista favorito, todos nos hemos visto tan felices cantando a voces una canción sin pararnos a pensar en lo que estamos diciendo realmente. Hoy en Fancy Twice te traemos algunos ejemplos de esas canciones que dicen mucho aunque traten de disimularlo.

Burbujas de amor- Juan Luís Guerra
Se trata de una de las canciones pastelosas de amor por excelencia. Convertida en la canción de muchas parejas de enamorados y en una de las más reproducidas en las bodas,  en este tema nos encontramos con un Juan Luís Guerra que se pone tierno para decirle a una mujer que se muere por estar con ella. Y todo va bien hasta que una cosa lleva a otra, Juan Luís se lía y acaba diciendo aquello de "Quisiera ser un pez para tocar mi nariz en tu pecera". Que tú cuando te paras a analizar quieres convencerte de que has entendido mal. ¿Cómo va a decir Juan Luís en una canción que le quiere comer...? NO. Pero claro, luego sigue cantando y suelta "Pasar la noche en vela mojado en ti", y tú dices, pues sí, sí, lo ha dicho.
Éxtasis- Pablo Alborán
Todos tenemos a Alborán como ese chico dulce y romanticón  con cara de no haber roto un plato en su vida, pero ya sabemos que hasta los más tímidos se sueltan la melena de vez en cuando. Y en esta canción Pablo se suelta la melena, la camisa, el cinturón y todo lo que lleva puesto, vamos. Siguiendo la línea de nuestro amigo Juan Luís Guerra, el malagueño dice en su canción frases como "Tómame de los pies a la cabeza porque quiero ser la lava que derrama tu volcán de miel". Que sí, que el niño es un poeta y lo dice todo lo bonito que quieras, pero el mensaje no deja de ser el que es. Vamos, que quiere.... En fin, otro que quiere entrar en peceras ajenas a la desesperada.
Respirar de ti- Vanesa Martín
Es una de las canciones incluidas en el último disco de Vanesa y, para mi gusto, un auténtico temazo. En él nos habla del momento en el que llega una persona a tu vida que consigue romperte todos los esquemas y te termina conquistando. Es decir, al igual que en el caso anterior, una auténtica declaración de amor. Pero claro, pasa lo que pasa, que si te pones a componer en la tranquilidad del hogar, que si te acuerdas de cosas, que si la mente vuela, que si no controlas y al final lo que era un "te quiero" se convierte en un "tengo ganas de hacer cosas malas" que hace que termines soltando algo como "Pongo en calma este cuerpo impaciente que te demanda ganas, y recurro a mis manos para saciarme de esta lluvia que provocas", es decir.... a ver como lo digo de una forma así como fina y elegante. Digamos que recurre ella a las manualidades y no precisamente las de Art Attack. Y para arreglarlo ya remata diciendo "Que no te asuste el ruido cuando no mire nadie". Dí que sí, ya que te pones, para qué cortarse. Vanesa bonita... ¿tú eres consciente de que estas cosas luego las escuchan tus padres?
Quiero montarme en tu velero- La Fiesta
En este caso no es que la canción tengo alguna frase que pueda llevar a malinterpretaciones. No. Aquí lo que pasa es que toda la canción en sí es una fiesta y toda una declaración de intenciones pecaminosas. "Quiero montarme en tu velero, ponerte yo el sombrero, y hacernos eso ay ay ay ay". A mí llamadme malpensada o lo que queráis, pero yo para mí que ni hay velero ni sombrero, fíjate. Que si "montarme en ti", que si "ponerte", que si "hacer ay ay ay", que si "me sube", que si "juguemos un rato", que si "fuego en mi interior"... Yo no es por nada, pero el que compuso esta canción lo hizo en un momento de hormonas alteradas, mente calenturienta y después de mucho tiempor sin... montar en velero.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.